Alberto Ortiz

¡Mueran los intelectuales!

Con José Millán-Astray pasa lo que con tantos otros secundarios de la historia: que han quedado inmortalizados en el lienzo de la memoria con único

Leer